ES EN DE Identificarse | Enviar fotos | Enviar videos


Hall of Fame


Andrea
Modelo: Andrea
Sola
Modelo: Sola
Bl
Modelo: Bl
Sofia
Modelo: Sofia
Mouse
Modelo: Mouse
Lima
Modelo: Lima
      

Relatos eróticos > No consentido

AddThis Feed Button RSS
Orgías (56)
Amor filial (79)
Intercambios (51)
Confesiones (119)
Fantasías (18)
Infidelidades (140)
Gays (53)
Hetero (51)
No consentido (25)
Dominación (33)
Primera vez (49)
Maduras (42)
Lésbicos (19)
Varios (35)
Sexo virtual (11)
Control mental (4)


<< Solo una vez Mi jefa era bien zorra >>

Mi amiga de 19 años
Autor: drde - Categoría: No consentido -  Comentarios

Esto que les voy a contar pasó un día de aburrimiento.

Estábamos mi amigo Pedro y yo en su casa y decidimos hacer alguna trastada, ya que somos jóvenes. Tenemos entre nuestro grupo de amigos una chica que se llama Nerea, y a la que tenemos ganas de ver desnuda o tocarla así que empezamos a pensar que podríamos hacer.

Nerea es bajita, delgada pero tienes buenas tetas y buen culo.

Entre esos pensamientos se nos vino a la cabeza el darle algún tranquilizante o algo así. Después de decidir que íbamos a hacer la llamamos a su móvil y quedamos con ella en la casa de mi amigo. Preparamos una píldora para dormir que pertenecía a la madre de Pedro. Cuando llegó Nerea llevaba una faldita vaquera, un top ajustado color rojo y unos tacones medio altos. Nos dijo que para qué la habíamos avisado y le dijimos que pasara a la sala y se sentara que íbamos a por unos refrescos para charlar un rato.

Después de bebernos las bebidas y charlar un rato, Nerea nos dijo que tenía un poco de sueño y si podía acostarse en la cama de Pedro a dormir un rato. Pedro asintió y la llevó a su habitación.

Tras 10 minutos nos aseguramos de que estuviera durmiendo profundamente. Hablamos en la habitación pero ella estaba durmiendo y no se despertaba, así que empezamos lo que tanto estábamos deseando.

Lo primero le quitamos ese top rojo que dejó al descubierto un sujetador negro con encajes que le marcaba las tetas como a nadie. Pedro y yo no pudimos resistirnos a empezar a tocar a Nerea ya que estábamos deseando. No pudimos esperar y le quitamos también el sujetador y quedaron al descubierto unas preciosas tetitas de 19 años con unos pezones oscuros que cuidadosamente besamos y tocamos mientras se ponían erectos, al igual que nosotros que estábamos que estallábamos.

Nerea empezó a moverse pero no despertó. Menos mal porque la situación era un poco embarazosa. Pero la tocamos con intención de despertarla y no lo hacía, así que seguimos adelante.
Le quitamos esa faldita que llevaba y comenzamos a ver un tanguita negro transparente que dejaba que viéramos esto que les voy a contar: un coñito joven y depilado ya que solo tenía una rayita de vello. Mientras mi amigo Pedro olía su precioso tanga yo no pude resistirme a tocar ese coñito que tanto deseaba mientras besaba esos pezones que cada vez estaban más duros.

Una vez que estaba totalmente desnuda y dormida decidimos echarle unas fotos para tenerlas de recuerdo. Mientras Pedro fue a por su cámara yo empecé a oler ese chochito caliente y empecé a lamerlo. Reconozco que sabía bien y que estaba cachondísimo. Le echamos fotos de todos lados, en todas las posiciones. Pero no era suficiente.

Pedro y yo decidimos actuar ya que ella estaba dormida y no se estaba enterando de nada. La abrimos de piernas y Pedro empezó a penetrarla suavemente ya que no queríamos perder esa gran oportunidad. Estaba tan cachondo que no pudo seguir y se corrió en su vientre. Ahora era mi turno. Empecé a penetrarla pero no suavemente como Pedro, sino apretando. De esta manera conseguí, a mi pesar, que se despertara.
En el mismo instante la saqué de su caliente cueva y nos quedamos mirando los dos, desnudos como se despertaba. Una actitud un poco rara, pero no podíamos hacer otra cosa. Cuando despertó y nos vio a los dos desnudos y empalmados me dijo:

- Sigue haciendo lo que estabas haciendo que las cosas no se dejan a medio. -

Pedro y yo nos miramos con cara de incredulidad. Yo no me creía lo que había oído. Nerea se había enterado y le estaba gustando. Sin dudarlo le introduje mi polla caliente en su coñito rasurado y le di lo que ella me había pedido. Mientras yo la penetraba salvajemente ya, Nerea le pidió a Pedro que le metiera su polla a la boca para chuparla. Mientras se la chupaba empezó a gritar de placer y se corrió por primera vez. Su chochito estaba chorreando y yo me lo estaba follando.
Así lo que nosotros deseábamos más que nada se convirtió en un trío. Cuando Nerea vio que iba a correrme me dijo:

- Córrete dentro de mi, quiero notar como chorreas.

Al decir eso lo único que hice fue darle más fuerte y correrme ya que no podía más. Cuando me corrí, dejó de chupársela a Pedro y empezó a chupármela a mi para aprovechar las últimas gotas de mi líquido.

Nerea estaba hecha toda una experta. Empezó a ordenarnos a Pedro y a mi lo que teníamos que hacer. Mandó a mi amigo que se pusiera acostado en el suelo y ella se puso encima para que la penetrara por su coñito; y a mi me mandó que me quedara de pie que necesitaba tener una polla en su boca.
Pero yo necesitaba algo más así que me fui detrás suyo y la apoyé sobre el pecho de Pedro, dejando todo su culo depilado al descubierto. Esa hermosa vista me estaba volviendo loco. Me fui para ella y la penetré fuertemente y ella soltó un grito de placer que repetía cada vez que le empujaba, cada vez con más fuerza, hasta que no pudo resistirse y tuvo su segundo orgasmo que fue mucho más fuerte que el primero.
Cuando se corrió nos dijo que quería tener nuestro semen en su boca. Así que nos pusimos en pie y ella de rodillas y empezó a chuparnos y masturbarnos simultáneamente. Primero Pedro le dio todo su semen y ella se lo tragó como buena chica, mientras a mi me seguía masturbando hasta que me metió mi polla en su boca y me corrí como nunca antes.

Después de estar satisfechos los tres, nos vestimos y bajamos a tomarnos unos refrescos y le contamos a Nerea lo de la píldora tranquilizante. No se enfadó con nosotros pero nos dijo una cosa que agradecemos cada día que pasa:

- Cuando queráis follarme o que me trague vuestra leche no tenéis que dormirme. Solo tenéis que decírmelo y lo haré encantada. -

De esta forma y después de esa gran follada nos hemos vuelto a follar alguna vez, pero eso forma parte de otra historia.

 Comentarios

<< Solo una vez Mi jefa era bien zorra >>

Guardar esta página

Añadir a "digg"
Añadir a "del.icio.us"
Añadir a "MyWeb"
AddThis Social Bookmark Button

Hall of Fame


Latina
Modelo: Latina
Sweet
Modelo: Sweet
Pam
Modelo: Pam
M.J
Modelo: M.J
Pau
Modelo: Pau
K
Modelo: K



Ayuda VIP - Contacto - Publicidad - Informaciˇn legal - Intercambios - Enlaces - Enviar fotos - Enviar videos

Español - English - Deutsch

Esta es una página de contenido adulto, tienes que tener más de 18 años para acceder a ella. Todas las personas que aparecen en esta página son mayores de edad. Aviso para padres: recomendamos la activación del asesor de contenidos del navegador para bloquear el acceso de menores de edad.