ES EN DE Identificarse | Enviar fotos | Enviar videos


Hall of Fame


Nata
Modelo: Nata
Mi flaca
Modelo: Mi flaca
Soraya
Modelo: Soraya
Zaira y Gilberto
Modelo: Zaira y Gilberto
Billy Jean
Modelo: Billy Jean
Sheny
Modelo: Sheny
      

Relatos eróticos > Intercambios

AddThis Feed Button RSS
Orgías (56)
Amor filial (79)
Intercambios (51)
Confesiones (119)
Fantasías (18)
Infidelidades (140)
Gays (53)
Hetero (51)
No consentido (25)
Dominación (33)
Primera vez (49)
Maduras (42)
Lésbicos (19)
Varios (35)
Sexo virtual (11)
Control mental (4)


<< El plan (tercera parte) Amigo folla a mi mujer su la finca >>

Una tarde entre amigos
Autor: anómimo - Categoría: Intercambios

Hace algunos años mi marido me convenció en investigar e incorporar a nuestra intimidad a 123 Amateur y desde ese momento todo cambió. Comencé a fantasear con nuevas experiencias y nuestras realciones se hicieron aún mas intensas. Nunca hubiese imaginado que iría a compartir esta experiencia tan intima con tanta gente, y de solo pensarlo mis pezones se endurecen y mi piel se estremece como nunca.

No hace mucho la monotonía del matrimonio nos estaba ganando la batalla y me estaba quedando ya sin cartuchos para el blanco, aunque el sexo nunca fue un problema entre nosotros sentía que faltaba algo que nos conectara aún mas. Jugamos con las fantasias tantas veces que muchas de ellas se empezaban a mezclar con la realidad, siempre con juegos eróticos, juegos de palabras incluyendo a terceros imaginarios y a veces no tan imaginarios... pero las fantasias son solo eso... fantasias o no? son parte de nuestros deseos mas profundos y ocultos.

Ese día me levanté como otros tantos, caliente desde tempranito, habiendo tenido un sueño perverso y húmedo. El día pintaba acompañar mi calentura ya que la lluvia no paraba de caer golpeando el techo de casa. Decidí que me quedaría en mi refugio. Saludé a mi marido y él se fue a trabajar. Pasé un día sin pena ni gloria, los truenos no paraban de sonar en toda la casa y, con los chicos en casa de unos amigos la tarde se inclinaba a pasar silenciosa. Hasta que una amiga que hacía mucho no veía me llamó para visitarnos. Ella es una de esas amigas que uno no ve todos los dias pero siempre estan. Habiamos pasado días enteros hablando de la vida y los hombres y estaba segura que algún día no muy lejando le confesaría mis sueños mas ocultos.

Viniendo para casa a Ine se le quedó el auto. No habia forma de hacerlo arrancar, pensando en alguna solución opté por llamarlo a mi marido para que la pasara a buscar. Mientras Ine lo esperaba en una esquina, el viento le robó su paraguas y quedó sin protección debajo del agua, mojándole su pelo rubio y la ropa. A través de su camisa blanca se podía ver la ropita interior nueva que había comprado para algún evento que nunca llegó. El frío de la lluvia le contrajo sus pezones que aparecían amenazantes debajo de la ropa. Sus nuevos pechos aún sin estrenar estaban tan erectos como el Everest.

Lu se caracteriza por su alta calentura. Imaginate como estaba cuando se encontró con esa rubia toda mojadita esperando en una esquina! Su pene no podía disimular la exitación de ver esos pechos juveniles y frescos y optó por ni bajar del auto. El camino a casa debe haber sido una tortura.

Mientras ellos estaban de viaje tuve un llamado desde la oficina... era Nico un compañerito que necesitaba unos papeles. Lo invité para que los pasara a buscar por casa considerando que él había entrado en la soltería, igual que Ine, esperando no recibir un regaño por parte de ella por querer hacerle de cupido... Nico ya estaba en casa cuando llegaron ellos. Si Lu es calentón este no se queda atrás; con su poco mas de 20 años la energia que acumulaba en su abstinencia lo hacía aún mas exitante. El sexo era prioritario en sus dialogos y siempre jugabamos ese juego tan peligroso de la seducción. Con mis 30 ya pasados hace unos años mi experiencia en la cama le podía enseñar aún muchos trucos divertidos. Habiamos estado hablando del tema por un largo rato y el pendejo ya tanía la sangre hirviendo y a mi me exitaba la idea de tener esa carne fresca en mis manos.

Para cuando llegaron Lu e Ine yo ya estaba toda mojada y no por la lluvia... nos cruzamos con Ine en un abrazo interminable, la había extrañado mucho. En ese abrazo pude sentir sus pechos y me estremecí... algo estaba pasando. En cuanto lo ví a Lu nervioso y con su maletín tapando su pene entendí al instante lo que sentía. Tuvimos una corta charla de bienvenida y la invité a Ine a cambiarse la ropa mojada por lo que la acompañé hasta mi cuarto mientras los hombres se conocían.

Una vez en mi habitación ella empezó a quitarse la ropa sin pudor. Me asombró verla cambiarse mientras me miraba a los ojos sin quitarme la mirada ni por un segundo. Primero se quitó la camisa y lentamente y suavemente quitó su nuevo corpiño dejando al aire sus firmes pechos. Me invitó a verificar lo bien que le habian quedado, con la naturalidad que tanto la caracteriza. Y así lo hice... me acerqué y con mis tibias manos toqué su busto frio y súbitamente gemí. No pasó desapercibido porque al instante tomó mi mano y se acercó aún mas colocando mi otra mano en el pecho olvidado... Solo la idea de saberlos en el ambiente contiguo exaltaba mi calentura. Ella movía mis manos con sus ojos entrecerrados y nos dejamos llevar por el momento. Comenzó a quitarme la ropa empezando por mi blusa y mi corpiño... nos besamos apasionadamente mientras nuestros pezones se chocaban piel a piel duros como rocas. nos fundimos en un abrazo soltándonos el pelo y entremezclandose su rubia cabellera con mi pelo negro azabache. Le quité su pantalón y la empujé súbitamente a la cama, quería admirar esas curvas armoniosas... besé su cuerpo entero mojé sus pechos con mi lengua quitandole su bombachita mojada. Acabé un su conchita caliente, le abrí las piernas si que ella se resistiera, y con mi lengua la penetré mientras le acariciaba el resto del cuerpo. El gemido fué tan fuerte que Lu nos escuchó desde la cocina y no demoró en abrir la puerta sin reparos.

Ahi estabamos nosotras fundidas sobre mi cama mientras yo le chupaba la conchita sabrosa ni el duro golpe de la puerta nos desvió la atención. Mi marido incrédulo de lo que veía no dudó en acercarse y quitarme la ropa interior mientras yo seguía con mi trabajo. Rompió mi bombacha de un tirón y me agarró por la espalda. Su pene estaba mas duro que nunca y sin ningún esfuerzo pudo penetrar mi concha caliente y empapada de exitación. Me cogía con firmeza mientras veía como Ine gozaba de placer. Me pongo a su lado y Lu le pide que ahora ella me la chupe a mi y así lo hizo. Mientras me lamía con su dedo acariciaba mi clitoris erecto y me llevaba al cielo! Nunca sentí tanto placer... tomé la pija de mi marido y se la chupé de arriba abajo llenandome la boca y moviendo mi lengua en pequeños circulos.

Nico no tardó en sospechar y se acercó tímidamente a mi cuarto. Para cuando entró Ine y yo habiamos entrecruzado nuestras piernas en forma de X tocándonos conchita con conchita mientras ella comenzaba a chuparsela a Lu. Nico se acercó y sin preambulos metió su pija en mi boca... Qué grande era, una animalada, casi no la podía abarcar.

Los cuatro cuerpos sudorosos se mezclaban en la cama intercambiando fluidos, gemidos y demás. Yo ya sabía de las fantasías de Lu y con solo mirarlo lo entedí... Me subí sobre la pija de Nico y empecé a cabalgar como jinete profesional. Su pija era tan grande que la sentía golpear dentro mio mientras Lu nos miraba desde una esquina admirando mi cara de placer y mi gemidos incontenibles. Yo estaba ya a punto de acabar cuando sentí a mi marido que me tomaba por la espalda y cumpliamos nuestra mas frecuente fantasía! Sin esfuerzo alguno mis glúteos se abrieron invitandolo a penetrarme por el culo y asi lo hizo, lentamente las dos pijas entraban y salian de mi cuerpo llevandome a un lugar desconocido hasta el momento. Sus pijas chocaban y se movian a un ritmo imparable e incontenible entraban y salian de mi culo y de mi concha dejandome sin respiración.

Nos unimos en una gran cadena de explosiones... mientras Lu me llenaba el culo de leche, Nico acababa dentro de mi chonchita al mismo tiempoo que le chupaba el clitoris a Ine gritando y uniendonos los cuatro en un orgasmo colectivo mi grito pasó fronteras y exploté como nunca en un aullido de placer irrepetible.

Desde ese día nuestras noches son ahora únicas y el límite entre la fantasía y la realidad de vez en cuando se vuelven a cruzar.

<< El plan (tercera parte) Amigo folla a mi mujer su la finca >>

Guardar esta página

Añadir a "digg"
Añadir a "del.icio.us"
Añadir a "MyWeb"
AddThis Social Bookmark Button

Hall of Fame


divina
Modelo: divina
Princesex
Modelo: Princesex
Conejera
Modelo: Conejera
Sophie
Modelo: Sophie
Ricky
Modelo: Ricky
Amiga
Modelo: Amiga



Ayuda VIP - Contacto - Publicidad - Informaciˇn legal - Intercambios - Enlaces - Enviar fotos - Enviar videos

Español - English - Deutsch

Esta es una página de contenido adulto, tienes que tener más de 18 años para acceder a ella. Todas las personas que aparecen en esta página son mayores de edad. Aviso para padres: recomendamos la activación del asesor de contenidos del navegador para bloquear el acceso de menores de edad.