ES EN DE Identificarse | Enviar fotos | Enviar videos


Hall of Fame


Lyudmila
Modelo: Lyudmila
Bl
Modelo: Bl
Daphne
Modelo: Daphne
Saul
Modelo: Saul
Valentina
Modelo: Valentina
Camila
Modelo: Camila
      

Relatos eróticos > Dominación

AddThis Feed Button RSS
Orgías (56)
Amor filial (79)
Intercambios (51)
Confesiones (119)
Fantasías (18)
Infidelidades (140)
Gays (53)
Hetero (51)
No consentido (25)
Dominación (33)
Primera vez (49)
Maduras (42)
Lésbicos (19)
Varios (35)
Sexo virtual (11)
Control mental (4)


<< Esposa abusada y embarazada Mi primera infidelidad >>

La deuda más cara
Autor: anómimo - Categoría: Dominación

Esta historia refleja uno de los peores momentos de nuestra vida, un hecho que cambió todo para siempre.
Somos una familia como cualquiera, yo Darío junto a mi mujer Clara, ambos de unos 30 años, y mis 2 pequeños hijos. Vivimos en una casa de barrio, clase media, sin lujos ni excentricidades.

Después de haber incursionado, tanto ella como yo, en distintos ámbitos laborales, decidimos emprender nuestro propio proyecto. Fue así que instalamos una casa de artículos deportivos con venta al público.

Los primeros meses fueron buenos, con un desempeño interesante y con la esperanza de que el negocio explotara en poco tiempo. Pero lamentablemente la suerte no nos acompañó, ya que una empresa multinacional se instaló muy cerca de nuestro local. Por todos los medios tratamos de sostener nuestro emprendimiento, a punto tal de arriesgarnos muy fuerte económicamente.

Todo se vino a pique. El negocio quebró, en consecuencia tuvimos que comenzar a responder. Las deudas se acumularon, los intereses crecieron y los aprietes se transformaron en una constante.

La deuda más importante la teníamos con un conocido prestamista, el señor Rodríguez Cano, un hombre pesado e inescrupuloso, de unos 55 años. Un día nos llamó y nos pidió vernos para poder saldar la deuda. Acordamos visitarlo en su oficina, en un edificio ubicado en pleno centro. Al comenzar la charla habló sobre la necesidad de terminar con esta cuenta pendiente. Ya llevábamos más de 1 años tratando de arreglar la situación, pero el saldo era muy elevado aún. Fue entonces que Rodríguez nos dijo:

- Yo se que ustedes no pueden pagar. Se nota por la forma en que se van dando los hechos. Yo tengo una nueva propuesta, que además está al alcance de ustedes.
- Cual es... ?, preguntamos casi a la vez.
- Quiero una noche con vos Clara.

El silencio solo duró unos minutos. Después reaccioné, me levanté de golpe y lo tomé de su camisa, con ganas de romperle la cara de una trompada…

- Tranquilo, nene… me dijo
- Te voy a matar, hijo de mil puta... !!!
- Pensalo bien. No tenés otra forma de afrontar la situación. Con esto la deuda quedaría completamente saldada. No tendrían que poner un peso más. Yo mañana les llamo y ustedes me dicen como seguimos… nos dijo en un tono cuasi mafioso.

Salimos mudos de ese lugar. Que hacer ante la situación. Clara, mi mujer, no emitía palabra. Llegamos a nuestra casa sin hablarnos. La situación era muy extraña. Esa noche nos fuimos a dormir en un clima extremadamente enrarecido. En el medio de la noche, Claro habló y dijo lo que yo no quería escuchar.

- Tenemos que aceptar la propuesta.
- Estás loca!!! Que te pasa?? Crees que es el único camino?? No… estás en pedo…
- Mira Darío, no hay otra. La plata que debemos no la conseguimos ni en 10 años. Ya no tenemos crédito. No hay nadie que nos pueda prestar. No queda otra salida.

La cabeza me explotaba. Esa misma noche terminamos de debatir el tema. Quedamos de acuerdo que sería en nuestra casa, por una cuestión de seguridad. Al día siguiente le llamamos a Rodríguez Cano.

- Vamos a tomar la propuesta, pero con condiciones.
- A ver…
- Es en mi casa, sólo por una noche, y allí mismo firmamos los documentos.
- Me parece bien. Mañana lo hacemos.

La sensación era amarga. Sabía que un tipo se iba a coger a mi mujer y yo no podía hacer nada. Esa noche llevamos a los chicos a la casa de mi suegra, con la excusa de que teníamos que salir. Con mi mujer acordé que fuera en un pequeño salón ubicado en la parte trasera de la casa, para que yo pudiera observar todo desde un sector de servicio que tiene entrada independiente.

Rodríguez llegó después de las 23. Mi esposa Clara abrió la puerta. Le dijo que estaba sola, que yo iba a llegar al final de todo, para arreglar los papeles. Sin decir una palabra, fueron hasta el lugar elegido. Yo podía observar todo sin que nadie notara mi presencia. Fue entonces cuando Rodríguez comenzó:

- La verdad es que siempre había querido cogerte. Me calentás desde el día que viniste con el pelotudo de tu marido a gestionar el crédito.
- Solo le voy a pedir que no se pase con sus palabras…
- Mirá nena, las reglas esta noche las pongo yo…

Eso me puso furioso. No sabía que era capaz de hacer este tipo.

- Dale, vamos a empezar. Pero al revés. Primero yo te voy a chupar toda.

Clara no dijo una palabra. Rodríguez se acercó, le arrancó violentamente la ropa interior y empezó a pasarle suavemente la lengua por la concha. Mi esposa solo atinó a cerrar los ojos, para mirar lo que estaba pasando. Se notaba que el tipo tenía una gran capacidad para eso. Ella empezó a hacer unos leves gestos, mezcla de querer escaparse con un poco de placer. Así estuvieron unos 10 minutos. De golpe, Rodríguez se levantó y se bajo los pantalones. Tenía una verga que llegaba a los 30 centímetros. En ese momento le dijo:

- Ahora vos vas a chupar.

Mi mujer empezó a comerse esa terrible pija, que crecía cada vez un poco más. Rodríguez le agarró la nuca y le empezó a marcar el ritmo. La tuvo cerca de 10 minutos con la verga en la boca. Yo no podía creer lo que estaba viendo… la madre de mis hijos chupando la terrible pija de un desconocido. De repente, el tipo la sacó y le dijo:

- Si decir nada te vas a sentar en mi verga, pedazo de puta. Si cogés como chupás la pija, debés ser un infierno.
- Por favor Rodríguez… le pido que se calme.
- Callate divina… y sentate... !!!

La tomó de la cintura y de casi un golpe se la sentó en su miembro. Clara pegó un grito de dolor. Rodríguez empezó con movimientos leves que con los minutos se fueron identificando. Mi esposa empezó a emitir un gemido muy leve. El tipo la estaba haciendo gozar como loca, pero trataba de controlarse porque sabía que observaba todo.

Después de una 15 minutos de cogerla sin parar, Rodríguez la levanto, la puso de espaldas a la pared, se agachó y le empezó a meter la lengua por el culo.

- Te imaginás porqué te hago esto…
- Rodríguez no…
- Si nena. Te voy a hacer el orto. Te la voy a meter toda. Hasta las pelotas… me entendés??
- No no… por favor…

Rodríguez se paró, y en menos de un minutos se le metió toda en el culo. Clara pocas veces había tenido relaciones conmigo por ahí. Esta vez estaba experimentando una verga enorme, repito de unos 30 centímetros, y toda por el orto.

Con los ojos cerrados y tratando de no gesticular, Clara era terriblemente cogida por este tipo. Durante mas de 10 minutos, el hijo de puta había estado metiendo la pija en el orto. Después llegó un momento difícil. La recostó sobre una cama que había en ese salón y la empezó a penetrar nuevamente por la concha. Estuvo más 20 minutos, un tiempo increíble.

Ella gesticulaba, emitía pequeños gemidos. Y el le ordenó:

- Decime que te gusta más que la verga de tu marido…
- Rodríguez por favoooorrr…
- Dale nena… decimelo.
- No no Rodríguez… (el tipo aceleró el ritmo de la penetración). No noooo noo nooooo ahhhh…
- Dale puta
- Ahhhhhh noo ahhhhhhhh paraaaaaá… hijo de putaaaaaa ahhhh
- Te gusta…
- Ahhhh pará… siiiiiiiii… ahhhhh siiiiiiiiiiiiiiii me gusta

Se notaba que Clara estaba como loca. Ya no podía disimular. El insitió…

- Dale… decime que te gusta más que la verga del pelotudo de tu maridoo…
- Ahhhh… … …. Siiiii... !!!! si si si si… perdoname mi amor…. Perdon… si Rodríguez me esta volviendo loca esta pija… ahhhhh…

No lo podía creer. Lo que sería una experiencia asquerosa para la familia, terminó siendo un extasis para mi mujer. Ella no se podía controlar. Rodríguez llevaba más de 2 horas cogiendola sin parar, metiendo la verga por todos lados. La cosa se había puesto más extraña…

- Me encantas hija de mil puta… hace mucho que te quiero tener así…
- Ahhhh paraaaa… ahhhh… esto… se está… yendo… de las… manos…
- Siiiii… ahora voy a acabar…
- Noooo... !!! adentro no…. Creo que estoy ovulando…

El hijo de puta la agarró con más fuerza y le dijo:

- Te voy a bañar de leche… te voy a acabar toda…
- No pará… no. Pará yá... !!
- Tomá ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…
- Nooooooooooooooooooo... !!! nooooooooooooooooooooo... !!
- Ahhhhhhhhhhhhhh… ahhhhhhh tomá toda… ahhhh….

Rodríguez había acabado adentro de mi esposa.

A los pocos minutos todo terminó. Ella hizo como que me mandaba un mensaje y yo aparecí. Estaba abatido… derrotado. Se cobraron una deuda con mi esposa, ella terminó gozando, maldiciendome, y el extraño que se la cogió probablemente la había dejado embarazada.

Los días pasaron. La deuda quedó cancelada. Pero mi mujer tiene un fuerte retraso en su período menstrual. Nuestra vida cambió para siempre. Ahora no sé como vamos a poder continuar con nuestra familia, con esta vida, con esta historia.

<< Esposa abusada y embarazada Mi primera infidelidad >>

Guardar esta página

Añadir a "digg"
Añadir a "del.icio.us"
Añadir a "MyWeb"
AddThis Social Bookmark Button

Hall of Fame


Patri
Modelo: Patri
Sola
Modelo: Sola
NANA
Modelo: NANA
Mouse
Modelo: Mouse
MI CALIENTE ESPOSA
Modelo: MI CALIENTE ESPOSA
jenny
Modelo: jenny



Ayuda VIP - Contacto - Publicidad - Información legal - Intercambios - Enlaces - Enviar fotos - Enviar videos

Español - English - Deutsch

Esta es una página de contenido adulto, tienes que tener más de 18 años para acceder a ella. Todas las personas que aparecen en esta página son mayores de edad. Aviso para padres: recomendamos la activación del asesor de contenidos del navegador para bloquear el acceso de menores de edad.